¿Qué pasa si el niño se acuesta tarde? Problemas y consejos

Si los niños se acuestan tarde, es fácil que acaben teniendo problemas no solo de sueño sino de conducta e incluso que se deriven problemas mayores, como la hiperactividad.

Según la Agencia de Noticias infantiles, Los niños suelen sentirse mejor cuándo se mueven con rutinas y como no, horarios, y en este sentido una de las cuestiones más importantes para un buen desarrollo y crecimiento de los niños desde que son bebés es que duerman las horas adecuadas, ya que de no hacerlo se pueden producir varios problemas. De todo ello os hablamos ahora, analizando qué pasa si el niño o niña se acuesta tarde, qué problemas se pueden dar y cómo remediar esto.

¿Qué pasa si el niño o niña se acuesta tarde?

El hábito de dormir regularmente es muy importante para los niños, pero a menudo se subestima. Numerosos estudios han demostrado que un niño que duerme las horas adecuadas y se acuesta temprano tiene un mejor rendimiento académico, además de estar menos expuesto al riesgo de nerviosismo, irritabilidad, e hiperactividad. Entonces ¿Qué sucede en el caso contrario? Es decir, si el niño o niña se acuesta tarde o a una hora distinta cada día.
Según un estudio publicado en la prestigiosa revista científica Pediatrics y realizado por investigadores de la University College London examinó a unos diez mil niños que fueron monitoreados a los tres, cinco y siete años tanto por sus hábitos de sueño como por sus problemas de conducta.
Los investigadores, bajo la guía de la investigadora Yvonne Kelly , encontraron que irse a dormir a una hora diferente cada noche promueve la privación del sueño, altera el equilibrio del ritmo sueño-vigilia y afecta negativamente el desarrollo del cerebro, lo que predispone a los niños a la hiperactividad y algunos trastornos del comportamiento .
«Sabemos que el desarrollo temprano del niño ejerce una profunda influencia en la salud y el bienestar a lo largo de su vida. Como resultado, las interrupciones del sueño, especialmente si ocurren en momentos clave del desarrollo, pueden tener repercusiones importantes en su salud a lo largo de su vida.» explicó la científica.
A partir de lo estudiado entonces, podemos enumerar qué problemas pueden tener los niños que no duermen correctamente y que son:

Problemas relacionados en la relación con los compañeros,

Dificultades emocionales,

Hiperactividad,

Estos, son los tres aspectos clave que surgieron claramente durante el estudio, explican los investigadores. Esto confirma la importancia de asegurar al niño un sueño regular y reparador, pero también hábitos fijos.
La buena noticia es que los efectos negativos de la falta de sueño son reversibles, de modo que si acostumbramos a los niños a acostarse cada día a la misma hora, su comportamiento puede mejorar significativamente.
A que hora acostar a un recién nacido
Los niños pequeños necesitan absolutamente vivir de acuerdo con una rutina que se repita día tras día y que se refiere a sus ritmos de juego-comida-sueño . Para los bebés que todavía están amamantando, es ciertamente difícil determinar de antemano cuándo deben irse a dormir. Generalmente durante el primer año de vida e incluso más allá, el bebé toma una siesta por la mañana, una por la tarde y luego por la noche puede despertarse después de unas horas para amamantar. Por lo tanto, sería aconsejable organizarse de acuerdo con las necesidades del recién nacido y la familia para asegurarse de que se alimenta a una hora agradable de la tarde para despertar posiblemente alrededor de la medianoche o la una de la madrugada para amamantar nuevamente y volver a dormir. Por supuesto, no siempre es fácil, especialmente si está amamantando a demanda., sin embargo podemos recordar que:

Las siestas diarias no deben tomarse en una habitación oscura, sino que es mejor dejar algo de luz para ayudar al niño a comprender la diferencia entre el día y la noche;

Cuando oscurezca, asegúrate de que el ambiente sea tranquilo y pacífico, con luces suaves;

El bebé debe dormir cuando comience a mostrar signos de cansancio y somnolencia: se pone nervioso e irritable.

¿A qué hora deben irse a dormir los niños?
Los niños de hasta 10 años, pero si es posible aún más, no deben ir a dormir después de las 22:00 horas. De hecho, deberían dormir entre 9 y 10 horas para no despertarse cansados, irritables, caprichosos y con dificultad para concentrarse en la escuela. Las reglas para conseguir esto serían las siguientes:

Evitemos organizar juegos demasiado “salvajes” por la noche;

Creamos un ambiente pacífico y sereno;

Cenemos a más tardar a las 20:00 horas para que los niños tengan tiempo de digerir;

Invitémoslos a que se vayan a la cama a leer un libro o un cómic y digamos no a los videojuegos, tablets y smartphones antes de irse a la cama o, peor aún, a la cama.

Las horas de sueño de los niños dependiendo de la edad
Por último, será bueno establecer los horarios o el número de horas que será bueno que duerman los niños en función de la edad que tengan.

Un recién nacido inicialmente duerme entre 16 y 18 horas al día;
Un bebé de pocos meses duerme de ۱۴ a 16 horas;

A los 12-36 meses debe dormir de 12 a 13 horas dentro de las 24 horas;

Los niños de 3 a 5 años deben dormir de 11 a 13 horas por noche;

De los ۵ a 12 años, los niños necesitan unas 10 horas de sueño por noche.